Técnicas y productos para la desinfección

Técnicas y productos para la desinfección

La limpieza y la desinfección, constituyen junto con la esterilización, los elementos primarios y más eficaces para romper la cadena epidemiológica de la infección.

No hay que confundir la limpieza con la desinfección, hay que saber diferenciarlas. La limpieza elimina bacterias, pero realmente no hablaremos de desinfección hasta que utilicemos un producto desinfectante. La limpieza es un paso previo importante antes de realizar la desinfección.

La desinfección es una operación con la que se destruyen agentes patógenos, como bacterias o virus, a la vez que se evita el desarrollo de los microorganismos en fase vegetativa.

Dentro de los agentes químicos para la desinfección se diferencian;

-Antisépticos: Evitan la descomposición o putrefacción, controlando el crecimiento de microbios. Son germicidas de baja toxicidad, por lo tanto, se pueden emplear sobre la piel y otros tipos de tejidos.

-Desinfectantes: Son germicidas de mayor toxicidad y se emplean sobre objetos, ambiente y superficies inanimadas.

Estos productos desinfectantes pueden tener diferentes acciones;

-Bactericida: Los compuestos matan a las bacterias de todo tipo, aunque generalmente no matan a las esporas.

-Bacteriostática: Evita la reproducción y crecimiento de las bacterias, pero no las matan.

-Fungicida: Matan los hongos, mohos y levaduras de todo tipo, aunque generalmente no matan a las esporas.

-Fungistática: Evitan la reproducción y crecimiento de los hongos, mohos y levaduras, pero no los matan.

-Virucida: Destruye virus, pero no esporas.

La desinfección según la zona y el sector donde se realice, cambia. No es lo mismo la desinfección de un baño o una cocina, o la que se efectúa en un centro hospitalario.

Debemos tener en cuenta que existen puntos críticos que precisan un especial cuidado a la hora de limpiar y desinfectar.

Riesgos laborales en el sector de la limpieza

Riesgos laborales en el sector de la limpieza

En el sector de las limpiezas generales profesional, existen una serie de riesgos laborales que se dan con mucha asiduidad. Pero que con una formación adecuada y con la utilización de los equipos de protección necesarios se pueden evitar.

El trabajo de limpieza implica una actividad intensiva con un alto ritmo cardiaco y con una carga física de trabajo.

En general, el trabajo de limpieza implica frecuentes manipulaciones manuales de cargas (cubos de basura, cubos de agua, transporte manual de maquinaria, desplazamiento de mobiliario, etc.) para la más adecuada realización de las tareas.

Es de destacar el mantenimiento de posturas forzadas, aquellas que implican forzar de manera excesiva las articulaciones o el mantenimiento durante periodos prolongados de una flexión de las articulaciones.

Los principales riesgos en este sector son los trastornos músculo-esqueléticos, problemas de espalda como lumbalgias, dorsalgias o lesiones cervicales. Las zonas más sensibles son los hombros, brazos, manos y como he dicho anteriormente la espalda. También son habituales los aplastamientos, golpes contra los objetos, cortes, fracturas y esguinces. Los riesgos más habituales pueden ser las caídas, resbalones o tropiezos.

Diariamente, los trabajadores del sector emplean productos químicos para realizar las tareas de limpieza, desinfección, abrillantamiento, etc. Estos productos implican unos riesgos que hay que conocer y evitar. El aparato respiratorio es la vía por la cual pueden penetrar sustancias tóxicas y agentes químicos, para ello se debe proteger las vías respiratorias con mascarillas.

También para proteger las manos se deben utilizar guantes. El trabajo que se realiza en una empresa de limpieza es un trabajo duro con consecuencias en los historiales médicos de sus trabajadores y trabajadoras, ya que el esfuerzo constante pasa factura

Seguir una rutina de limpieza

Seguir una rutina de limpieza

Para comenzar a realizar las tareas de limpieza de un hogar, lo mejor es tener un orden para desempeñar las mismas. Se puede seguir el siguiente manual y de esta forma nos será mucho más útil nuestro tiempo.

Limpieza de baños; Desalojar las zonas a limpiar, limpiar la bañera, el inodoro y el lavabo, limpiar los espejos, pasar la escoba por el suelo para recoger la suciedad y pasar la fregona. Una vez seco el suelo, colocar de nuevo todos los objetos en su lugar.

Limpieza de habitaciones; Abrir las ventanas para ventilar, después hacer la cama, retirar el polvo con un trapo húmedo, limpiar los espejos y por último barrer y fregar.

Limpieza del salón y comedor; Primero colocaremos las sillas sobre la mesa para que no estorben, retirar el polvo de los muebles, pasar la aspiradora por la alfombra y sofá, limpiar las ventanas y por último barrer y fregar.

Limpieza de la cocina; Fregar la vajilla, limpiar la vitrocerámica, pasar un trapo húmedo a la mesa, encimera, etc. Limpiar la fregadera y los grifos. Por último barrer y fregar.

Mantener un hogar limpio es una ardua tarea, pero seguro que siguiendo estos consejos será más fácil, o también se puede contratar una empresa de limpieza que ofrece un servicio de limpieza general, cubriendo todas las necesidades en limpieza.

Qué es la limpieza ecológica

Qué es la limpieza ecológica

Debemos tomar conciencia que los productos de limpieza que usamos a diario, tienen químicos y su incorrecta manipulación puede  perjudicar la salud y afectar al medio ambiente.

Nosotros como empresa de limpieza, aconsejamos por ejemplo, que la realizar la limpieza de los baños, se utilicen productos biodegradables que se evaporen o desintegren en poco tiempo, ya que todos los productos que vertemos por el baño, no se desintegran totalmente y terminan en algún río o en el mar.

Es importante procurar reemplazar los productos de limpieza nocivos por aquellos que respetan el medio ambiente y la salud de quienes los utilizan. Para ello, una buena alternativa es recurrir a los hábitos de limpieza de nuestras abuelas. Nuestras abuelas podían limpiar prácticamente toda la casa con vinagre y bicarbonato con resultados iguales o mejores que ahora con productos químicos.

En definitiva, para realizar una limpieza ecológica no sólo es importante utilizar productos ecológicos, sino también reducir al mínimo la utilización de los productos químicos. Cada vez más empresas que ofrecen servicios de limpieza ofrecen una limpieza ecológica, intentando así perjudicar lo menos posible al medio ambiente.

Cómo limpiar una campana extractora

Cómo limpiar una campana extractora

 Debido a la absorción de distintas grasas y temperaturas, la campana extractora de la cocina está expuesta con mayor facilidad a que se adhieran todas estas grasas y esto dificulta su posterior limpieza. Pero siguiendo unos consejos sencillos esta tarea será más fácil.

Primero se retira de la superficie, la capa de grasa mediante papel de cocina o un paño húmedo. En el exterior posiblemente haya bastante grasa, para dejarlo limpio se recomienda utilizar un desengrasante. Siendo previsores, el día antes, podemos dejarla desmontada y que actúe con un desengrasante en la fregadera. Después se aclara con agua caliente y se deja secar.

Posteriormente se limpia el interior de la campana con un estropajo de esponja que previamente habremos humedecido en una preparación de amoniaco con una gota de lavavajillas, hay que tener cuidado de no mojar el motor. Se deja secar y por último se limpia el exterior de la campana, si es de acero inoxidable, hay productos especiales para ello, que dan brillo y la dejarán como nuevas.

Los servicios de limpieza tienen los productos adecuados para poder realizar una perfecta limpieza de una campana extractora, incluso aquellas que no se han limpiado durante mucho tiempo. En ocasiones nos hemos encontrado campanas extractoras que llevaban toda la vida sin ser limpiadas.

Consejos para limpiar tu coche

Consejos para limpiar tu coche

A la hora de limpiar tu coche hay algunos aspectos que se deben de tener en cuenta;

Se recomienda limpiar el coche cada quince días, puede parecer excesivo, pero a la larga es lo mejor, ya que la suciedad puede dañar la carrocería, más de lo que imaginamos.

Se debe evitar limpiar el coche al sol, ya sé que es lo que normalmente hacemos. Pero limpiar el coche al sol puede provocar un secado desigual, provocando manchas. También muchos productos reaccionan con el calor y con los rayos del sol, lo cual puede provocar daños en la carrocería.

Usa cera, sobre todo si tu coche está siempre estacionado en la calle, pues la cera lo protege de agentes externos. La cera se puede aplicar a mano o si no hay sistemas de lavado que incluyen un encerado en su programa.

La mejor temperatura del agua es la tibia, no es aconsejable utilizar agua caliente, salvo para eliminar manchas muy adheridas.

Los túneles de lavado, su acabado final suele ser bastante efectivo, pero hay que tener precaución, pues a pesar de lograr un buen acabado, abusar de ellos puede dañar la carrocería.

La mejor opción es el lavado a mano, acudiendo a especialistas que lleven a cabo este trabajo, tanto limpieza externa como interna. Los acabados son como recién salido del concesionario.

La limpieza en una peluquería

La limpieza en una peluquería

En muchas ocasiones una imagen vale más que mil palabras, y si además hacemos referencia a la primera impresión, todavía más, por eso es de vital importancia mantener la peluquería limpia de cara a causar una buena impresión a nuestros clientes.

Las peluquerías son sitios a los que diariamente acude gente, y como ya sabemos, los lugares a los que acude mucha gente, es de suma importancia mantenerlos limpios y desinfectados.

En una peluquería se hacen cortes de pelo, con lo cual hay que barrer cada vez que se hace uno de ellos. Pero a diario es muy importante efectuar un barrido y fregado a fondo.

Los baños, por los que pasa mucha gente, hay que limpiarlos y desinfectarlos a diario.

También se debe de ordenar y quitar el polvo, de estanterías, mesas, carros, etc. Sobre todo la recepción hay que mantenerla limpia y ordenada, pues es lo primero que ven las clientas cuando entran.

Por último cada 15 días o 1 vez al mes se debe limpiar el escaparate y sus cristales, pues como la misma palabra indica es un escaparate de lo que se puede encontrar dentro, y si vemos un escaparate sucio y descuidado dudo mucho que nos invite a entrar en la peluquería

Si la peluquería es grande y tanto la propietaria como las oficialas de peluquería no se pueden encargar de la limpieza, es recomendable contratar a una empresa de limpieza.