Seguir una rutina de limpieza

Para comenzar a realizar las tareas de limpieza de un hogar, lo mejor es tener un orden para desempeñar las mismas. Se puede seguir el siguiente manual y de esta forma nos será mucho más útil nuestro tiempo.

Limpieza de baños; Desalojar las zonas a limpiar, limpiar la bañera, el inodoro y el lavabo, limpiar los espejos, pasar la escoba por el suelo para recoger la suciedad y pasar la fregona. Una vez seco el suelo, colocar de nuevo todos los objetos en su lugar.

Limpieza de habitaciones; Abrir las ventanas para ventilar, después hacer la cama, retirar el polvo con un trapo húmedo, limpiar los espejos y por último barrer y fregar.

Limpieza del salón y comedor; Primero colocaremos las sillas sobre la mesa para que no estorben, retirar el polvo de los muebles, pasar la aspiradora por la alfombra y sofá, limpiar las ventanas y por último barrer y fregar.

Limpieza de la cocina; Fregar la vajilla, limpiar la vitrocerámica, pasar un trapo húmedo a la mesa, encimera, etc. Limpiar la fregadera y los grifos. Por último barrer y fregar.

Mantener un hogar limpio es una ardua tarea, pero seguro que siguiendo estos consejos será más fácil, o también se puede contratar una empresa de limpieza que ofrece un servicio de limpieza general, cubriendo todas las necesidades en limpieza.