La limpieza en oficinas y despachos

Las operaciones de limpieza más frecuentes son aquellas que se realizan a diario, a continuación, vamos a distinguir varias técnicas de limpieza que podemos realizar en oficinas.

Limpieza de mobiliario; Eliminar la suciedad y el polvo, es una tarea de gran importancia, no solo por estética, sino también, por razones de salud.

Siempre debemos encontrar la forma más idónea de trabajar ahorrando tiempo y esfuerzo. Para la eliminación del polvo se deben utilizar aspiradores, plumeros, bayetas y gamuzas tratadas con productos específicos.

En una oficina podemos encontrar diferentes mobiliarios:

  • Mesas, estanterías y  armarios de metal o sintéticos; la mejor técnica para la limpieza, es utilizar simplemente agua y jabón, con una bayeta y utilizando un jabón neutro.
  • Muebles tapizados; en sillas, sofás, sillones, etc. Lo mejor es utilizar la aspiradora diariamente.

Los objetos ligeros situados en los muebles o sobre las mesas se levantarán del lugar donde se encuentran, para limpiar la superficie donde estén situados.

Las papeleras se vacían de residuos, se limpian con una solución de detergente neutro, se cambia la bolsa y se coloca de nuevo en su sitio.

Se limpian los suelos, tratando cada superficie con el producto que necesite, así se hará un mopeado o barrido húmedo.

Por último, también se debe de realizar una limpieza y desinfección de baños.

Todas estas tareas nos vendrán siempre indicadas por las necesidades del cliente y estarán recogidas dentro de la propuesta realizada y aceptada.