Limpieza de parquet

Cómo limpiar los suelos de parquet de madera

Cómo limpiar los suelos de parquet de madera

Para limpiar los suelos de parquet de madera hay que tener en cuenta el producto de limpieza que se elige. Es importante, para que los suelos queden bien limpios, usar productos de primera calidad.

Primero se llena el cubo de fregar con agua tibia. Se puede también usar agua caliente. A continuación echar un chorro de vinagre normal.

Con un paño humedecido en esta agua con vinagre o con la misma fregona, se va pasando el parquet, hay que evitar limpiarlo con abundante agua, la humedad es una gran enemiga del parquet, ya que puede provocar levantamiento en las maderas.

A continuación hay que dejar que el parquet se seque poco a poco.

Se recomienda cada 2 ó 3 meses esparcir sobre el parquet una fina capa de aceite de oliva, con un trapo limpio o arrastrando un paño con los pies, con esto se evitará que la madera se reseque y el suelo quedará brillante.

Para que este proceso sea lo más efectivo posible, hay que limpiarlo a menudo para eliminar el polvo, con un trapo seco o una mopa, así no dejaremos que la suciedad se pegue sobre la madera.

Un importante consejo; es no añadir al agua productos con alto componente ácido o que contengan ceras o siliconas. Su uso repercute en el posterior barnizado. El peor enemigo de los suelos de madera, son algunos productos de madera químicos o muy abrasivos, que a la larga le quitan el brillo y generalmente corroen el suelo.

Cómo limpiar el parquet

Cómo limpiar el parquet

El suelo de parquet y otros tipos de suelos modernos, han sido diseñados para que se pueda limpiar en seco. Es innecesario limpiar el suelo laminado continuamente con agua, pues puede hacer que la limpieza sea más difícil o dañar su suelo de forma irremediable. La limpieza húmeda en este tipo de suelos sólo se precisa de vez en cuando.

En este tipo de suelos, no se recomienda en absoluto, el uso del aspirador tradicional. El aspirador no recoge el polvo más fino, es lanzado al aire y se instala de nuevo sobre el suelo y mobiliario.

Lo mejor para una óptima limpieza es la utilización de una mopa, la mopa ha sido diseñada para ser utilizada tanto seca como húmeda, las empresas de limpieza disponen de diferentes tipos de mopas y de calidades de las mismas por los muchos trabajos de limpieza que realizan en los diferentes sitios.

Para hacer un buen uso de la mopa siga los siguientes pasos; Coja una mopa limpia y seca, colóquela en el suelo con los rizos hacia abajo, pase la mopa por el suelo, preferiblemente en dirección longitudinal a los paneles y sin levantarla, limpie el suelo con largas pasadas y movimientos en zigzag. Hay que asegurarse que el lado largo más corto se encuentra en la parte frontal cuando la mueva. De este modo la suciedad y el polvo quedarán atrapados en los rizos. La suciedad más grande quedará atrapa entre los rizos.

El polvo suelto puede recogerse con una escoba y un recogedor. Todo el polvo suelto puede eliminarse de forma rápida y sencilla. Esta forma de trabajo es muy rápida y se puede repetir tantas veces como sea necesario.