Limpieza y mantenimiento de piscinas de bolas

Con el fin de mantener un ambiente limpio y seguro, se debe de inspeccionar la piscina de bolas tantas veces como sea posible, eliminando objetos extraños y bolas rotas.

Las bolas se deben desinfectar cada tres días o más a menudo dependiendo del uso. Las piscinas de bolas son sitios frecuentados por niños, y los niños orinan, vomitan y dejan comida en ellas. Los empleados deben observar constantemente y de ser así, cerrar la piscina, vaciándola y desinfectándola completamente antes de volver a ser usada.

Para una limpieza correcta de una piscina de bolas, una empresa de limpieza lo primero vacía la piscina, colocando las bolas en un cubo grande y a continuación se meten en bolsas de red, aprovecharemos para retirar cualquier bola rota o aplastada.

Limpiar bien las bolas usando manguera, después en un spray llenar una solución de agua y lejía (una parte de lejía y cinco de agua). Rociar las bolas completamente a través de las bolsas de red, volteando las bolas para asegurar que todas son rociadas. Usar un cepillo o esponja para eliminar cualquier residuo incrustado. Después enjuagar las bolas con agua y dejar secar completamente al aire libre.

Mientras las bolas se están secando aprovecharemos para limpiar la piscina por dentro y por fuera. Aprovecharemos la solución desinfectante de agua y lejía, frotaremos con la esponja el fondo de la piscina. Una vez seca la piscina y las bolas, se vuelven a echar a la piscina y ya está preparada para su uso limpio y seguro.